BREVE HISTORIA DE LAS MARCAS: CIRCO DEL SOL

Logo Circo del SolPocas son las personas que llegan a conocer o a saber cuál es ese oficio que podría representar su gran pasión, y todavía menos, aquellas que conociendo eso que más les mueve o les motiva hacer en la vida, pueden darse el lujo de vivir de ello.

Y es que cuando se ama suficientemente lo que se hace, el dinero pareciera no ser algo tan importante o hasta en cierta medida podría decirse que pasa a un segundo plano.

Guy Laliberté, el fundador del Circo del Sol, nunca imaginó crear una marca del alcance y el valor que hoy en día tiene su espectáculo. Él tuvo el valor de revelarse contra el mundo y perseverar en un oficio que si bien podía no ser muy lucrativo, era parte de su estilo de vida y de aquello que realmente amaba y disfrutaba hacer.

El arte callejero: El inicio de todo

Gran parte de su vida Laliberté fue un artista callejero.

Su gusto por el arte comenzó tempranamente desde el colegio y se prolongaría hasta el momento en que habría de convertirse en un reconocido empresario. Durante gran parte de la juventud, Guy transcurriría entre los escenarios urbanos tocando el acordeón y la armónica en un grupo de folk en su país así como realizando actos en solitario como los que llegó a desempeñar durante una travesía por Europa.

En cierta forma Guy siempre mantuvo una fascinación por ese tipo de arte expresado a través de los espacios más cotidianos e informales a los que se puede exponer un artista. Aun cuando a su regreso de Europa estuvo a punto de trabajar en una planta hidroeléctrica que al final no resultó debido a una huelga, Laliberté tomó la decisión de no volver a buscar trabajo y dedicarse a lo que había hecho siempre, el arte callejero.

Laliberté se asocia con algunos amigos

De la mano con sus amigos Daniel Gauthier y Gilles Ste-Croix, Laliberté empieza a trabajar en algunas ferias y eventos que ellos mismos organizaban. Sin embargo el poco presupuesto con que contaban para llevar a cabo sus diferentes iniciativas y proyectos hacía que con frecuencia se tuvieran que ingeniar la manera de conseguir los recursos necesarios para poner en funcionamiento sus ideas.

Así, y tal vez sin darse cuenta, Ste-Croix empezaría a encaminar los esfuerzos hacia una meta más grande cuando sus anhelos de crear una compañía de teatro hicieron que marchara 90 kilómetros en zancos desde la pequeña población de Baie-Saint-Paul hasta Quebec, en su afán por llamar la atención del gobierno local.

La táctica usada no pudo resultar mejor ya que al final los tres hombres pudieron obtener los recursos necesarios para crear Les Echassiers de Baie-Saint-Paul: el nombre que terminaron dando a su primera compañía teatral.

Como parte de su primer trabajo en conjunto en su gira por Quebec en el año de 1980, la labor de Les Echassiers fue buena pero no lo suficiente como para garantizar el éxito financiero y asegurar la continuidad del proyecto.

Sin embargo los jóvenes emprendedores ya habían logrado como mínimo darse a conocer y tener un mayor conocimiento del negocio a partir de su experiencia. Este conocimiento se iría perfeccionando conforme el grupo seguiría organizando las ya habituales ferias ambulantes que a menudo realizaba, hasta el punto de conseguir con ellas un moderado éxito financiero.

Seguir leyendo…

http://bienpensado.com/historia-circo-del-sol/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s