LAS MARCAS QUE NO LE HABLAN A LOS MEDIOS TIENDEN A DESAPARECER

Seis intentos fallidos y el séptimo es el de la suerte. Tras dos días de llamadas, esperas con música de Vivaldi de fondo, avisos de “con gusto ya lo comunico” y aclaraciones como “estoy llamando a la oficina del gerente de mercados y me dieron esta extensión”, la periodista consiguió su objetivo: logró que el personaje respondiera la llamada.

– Gracias por su atención señor Koplowitz. Estamos preparando un especial periodístico sobre el tema de la responsabilidad civil de las marcas, y creemos que su empresa es un estupendo caso a este respecto, le dice la paciente reportera. Quisiera hacerle unas preguntas.

– Encantado, responde Koplowitz. Pero antes que nada, debo decirle que como vocero de la compañía, tengo que solicitar el permiso del departamento legal al sobre este tema y ellos a su vez deben elevar la consulta a la regional Latam. No quiero desanimarla, yo encantado de atenderla; pero Latam reporta a Chicago y ellos toma la decisión de liberar o desembargar la información. Si la junta directiva lo aprueba, ellos devuelven el permiso y así te podemos dar lo que buscas. ¿Puede adelantarme de qué tema nos quiere preguntar?…

La periodista sabe de antemano que la información de Latam jamás llegará, que en Chicago no darán respuesta; o que en el mejor caso el departamento legal tomará 5 días hábiles para someter a revisión el cuestionario y por lo tanto si llegan a aprobarlo sugerirán correcciones, que en plena impresión de la revista la asistente del señor Koplowitz llamará a solicitar que se hagan cambios para incluir una foto con el logo de la empresa más grande y un retoque de la foto “aprobada por Chicago”… y que a final de cuentas el cuestionario que ella envió responderá a un libreto elaborado y revisado cien veces por varios departamentos, que para nada o muy poco responde a lo que se preguntó originalmente.

Como en un texto de Kafka, los medios periodísticos nos enfrentamos a la misma historia una y cien veces. Lo que antes representaba un privilegio para el entrevistado, ahora se torna en un proceso jurídico para el periodista, ya que el blindaje burocrático que se le ha dado a las corporaciones y a las informaciones relacionadas con ellas y los suyos evita tanto la agilidad en la comunicación como la misma transparencia. Respuestas preformadas, y por ende poco espontáneas, procesos y barreras que separan a las marcas de sus legítimos replicadores en la opinión pública.

En último término, los abogados terminarán hablando por las marcas, y ojalá no pase como lo que ya ocurre a veces, ellos aprueban textos publicitarios y artes finales. Ya se habla de “liberar la información” o “desembargar el comunicado”. Este no es un buen síntoma.

Seguir leyendo…

http://www.revistapym.com.co/noticias/medios/las-marcas-que-no-le-hablan-medios-tienden-desaparecer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s