LOS 12 ELEMENTOS ESENCIALES DEL CONTENIDO DE ALTA CALIDAD

Los 12 elementos esenciales del contenido de alta calidad

¿Cuántas veces has escuchado la importancia de generar contenido de calidad? Es lo que bloggers, profesionales del marketing, negocios online y hasta Google buscan. Es lo que marca la diferencia entre el éxito o el fracaso en tu estrategia demarketing de contenidos.

El contenido de calidad es lo que va a ayudar que tu web se posicione en los resultados de búsqueda, atraerá enlaces de forma natural (link baiting), generará confianza y credibilidad entre tus clientes y te mostrará como referencia dentro de tu sector.

Sin embargo, el contenido de calidad es un concepto abstracto que hace que te preguntes: “¿Cómo puedo saber si mi contenido es realmente de calidad?”.

La definición de calidad puede cambiar en función del sector al que te diriges o el público objetivo pero existen muchos elementos comunes que sirven como indicadores fiables.

Checklist para generar contenido de calidad y detectarlo

A continuación me gustaría ofrecerte en forma de lista una serie de premisas o puntos que debes cumplir para asegurarte que el contenido que estás creando realmente es de calidad y al mismo tiempo detectarlo en otras webs.

1. ¿La extensión de tu contenido es la adecuada?

Hay muchas discusiones entorno a lo longitud o extensión ideal que deberían tener los contenidos que generas.

Google muestra preferencias por el contenido extenso pero ante todo que cubre y trata todos los detalles de un tema determinado. Por otro lado, no hay que olvidar que los usuarios de dispositivos móviles, los cuales crecen exponencialmente, prefieren consumir contenidos más cortos de forma rápida.

Se trata de una batalla que no tiene pinta de ceder, sino más bien de incrementarse. Entonces, ¿mejor textos más largos y en profundidad o píldoras fáciles de consumir?

Al final como suele ser habitual todo depende de tus objetivos y de la audiencia a la que te diriges.

Si quieres que tu contenido ocupe los primeros puestos en los buscadores y atraer enlaces de forma natural, los textos de más de 1.000 palabras como mínimo o incluso más si son términos muy competidos es lo que necesitas.

Por el contrario, si prefieres centrarte en los usuarios móviles para que obtengan la información que necesitan de forma rápida, vas a tener que recortar la extensión del contenido que generas.

Para esto, céntrate en artículos que ataquen sobre todo palabras clave de cola largaya que son búsquedas que los usuarios móviles realizan con más asiduidad. Al mismo tiempo ayúdate de listas, viñetas y esquematiza mediante secciones tus post para facilitar su lectura.

Si quieres saber más sobre usuarios móviles puedes leer nuestra guía sobre cómo crear una estrategia de contenidos optimizada para móviles.

2. ¿Utilizas imágenes, vídeos, infografías u otros recursos visuales?

Es posible elaborar contenido de alta calidad sin tener que recurrir a las imágenes u otros recursos pero si algo está claro es que el contenido visual tiene mayor impacto en el usuario. Ayuda a atraer enlaces naturales, fomentar la viralización en redes sociales o aumentar el tiempo de permanencia en página.

A la hora de incorporar contenido multimedia en tus textos, asegúrate de que respondes de forma afirmativa a las siguientes preguntas:

  • ¿Mis imágenes y vídeos apoyan y complementan mi contenido?
  • ¿Son agradables estéticamente hablando?
  • ¿Mi infografía o vídeo es contenido original y de calidad que otros querrían compartir o identificarse con ellos?
  • ¿Se adaptan a mi web técnicamente hablando?

Si vas a poner una imagen con letras hechas en Paint o que es demasiado pequeña, un vídeo que descuadra el contenido o que realmente tiene poco que aportar o ver con el tema que estás tratando, mejor no lo hagas por el mero hecho de incluir contenido visual.

3. ¿Cuidas la ortografía, la coherencia y el tono utilizado?

Hay debates en torno a si la ortografía influye en el posicionamiento web. Lo cierto es que estar leyendo un post repleto de faltas de ortografía no es agradable para nadie y evita que puedas ser visto como una página fiable y de confianza.

Al mismo tiempo y sobre todo cuando se tratan temas técnicos, es muy importante estructurar correctamente y con un orden lógico tu contenido. Asegúrate de que tus textos siguen un orden coherente y que no vas saltando de un punto a otro dando explicaciones, solo conseguirás marear al lector.

Por último, en función del público objetivo al que te diriges es recomendable utilizar un tono más serio o uno más desenfadado. Adapta tu lenguaje en función del contexto ya que no es lo mismo ser una comunidad de amantes de los animales que un despacho de abogados.

En líneas generales:

  • ¿Es correcta mi gramática y mi ortografía?
  • ¿Está el contenido organizado de manera lógica?
  • ¿El lenguaje utilizado es correcto en función de a quién me dirijo?

4. ¿Es sencilla la comprensión de tus textos?

El contenido de calidad debe ser fácil de leer y sobre todo de entender. Debes adaptar tus contenidos al nivel, expectativas y preferencias de tu público.

Puedes escribir sobre diseño web, pero no es lo mismo dirigirte a programadores donde podrás utilizar un lengua técnico que a gente que busca montar su blog por primera vez y en el que tendrás que dárselo todo muy mascado.

Si un usuario tras leer un par de párrafos tiene la sensación de que le hablan en chino y no ha entendido nada, se irá a buscar información en otra parte. ¿Eso quiere decir que el contenido es malo? Sí y no, será bueno para un determinado público y malo para otro, asegúrate de hacerlo bueno para tu público objetivo.

5. ¿Dotas de formato a tus textos?

Te guste o no el contenido de calidad también es atractivo estéticamente hablando así como fácil de leer. Incluso dotar de formato a tus textos es fundamental para trabajar el SEO de tu página.

Una página con un buen formato debe incluir:

  • Uso de negritas y cursivas para dar énfasis y citar
  • Oraciones cortas y párrafos concretos
  • Viñetas y listas numeradas que faciliten la lectura y ordenar elementos
  • Encabezados (H2) y subencabezados (H3) para estructurar el texto y hacer más digerible grandes bloques de texto

6. ¿Tienes los conocimientos suficientes para tratar el tema?

En pocas palabras, ¿sabes de lo que hablas?

Por ejemplo, a la hora de escribir un blog, siempre se recomienda hacerlo sobre algo que te apasiona. Ya no solo para que no se convierta en una obligación para ti el hecho de escribir, sino porque se nota que te gusta.

Lo mismo ocurre si escribes sobre un tema del que no tienes ni idea por puro interés o que por el contrario dominas y ofreces toda tu experiencia.

7. ¿El contenido se comparte en redes sociales?

7 hacks para conseguir que tus posts sean virales

Aunque Google ya ha afirmado que las señales sociales todavía no forman parte de su algoritmo, muchos estudios demuestran una fuerte correlación entre el número de acciones sociales y un mejor posicionamiento en los buscadores.

A pesar de que la correlación no es causalidad, es lógico que cuanto más se comparte un contenido mayor relevancia adquiere y más enlaces consigue, un factor importante de posicionamiento.

Seguir leyendo…

http://nosinmiscookies.com/contenido-de-alta-calidad/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s