CÓMO LA METEOROLOGÍA O EL MAL TIEMPO PUEDEN LLEGAR A MODIFICAR LOS HÁBITOS DEL CONSUMIDOR

Modifican cómo recibimos los anuncios online, cómo compramos en internet y cómo nos comportamos en redes sociales

Es un clásico de las conversaciones de ascensor: siempre se puede hablar del tiempo. Si hace sol siempre se puede analizar el buen tiempo (y preguntar cuánto durará). Si llueve, lamentarse de la lluvia y de todos los problemas que genera. Si hace mucho viento, siempre queda el recurso de contar los daños que se ha visto que ha causado o que se ha leído en el periódico local. El tiempo está siempre en todas partes y es una parte fundamental de la vida de los consumidores.

Pero el tiempo no es solo una excusa para las charlas intrascendentes, sino también un aspecto muy importante del día a día del ciudadano como consumidor. De hecho, el tiempo – y de forma específica el mal tiempo – modifica cómo se comportan en su día a día los consumidores y cambia lo que hacen, las decisiones que toman y hasta los lugares en los que consumen. Las marcas tienen que añadir por tanto la meteorología como variable incuestionable que afectará al consumo.

¿Cómo afecta exactamente el tiempo al consumidor?

Modifica el comportamiento del consumidor de forma individual 

Es una cuestión lógica: si llueve no nos comportamos igual que cuando hace sol y nos apetecen cosas diferentes. Un buen día los consumidores se lanzan en masa a las terrazas y a las actividades exteriores. Un día de lluvia apetece quedarse en casa y consumir ocio desde el salón.

Pero el tiempo, como apuntan en MobileMakerter, no puede ser estudiado de forma genérica y partiendo de elementos generalizados. Como recuerdan (y ahora la minería de datos permiten hacerlo sin problemas), cada consumidor reacciona de forma distinta a los cambios de tiempo. Por lo tanto, las condiciones meteorológicas tienen un efecto de forma específica y concreta en el consumidor. Para saber cómo responder de forma eficiente a las necesidades del consumidor, hay que centrarse por tanto en cruzar datos de la predicción del tiempo con otros como el momento dentro del año, el lugar en el que se encuentra el consumidor (un día nublado puede ser frustrante en Madrid, pero un cambio bienvenido en Santiago), históricos de respuesta al tiempo e información sobre el producto o servicio a la venta.

Además, los elementos de información local, las cuestiones geográficas, son un must que las marcas no deben olvidar.

Seguir leyendo…

http://www.puromarketing.com/14/24615/como-meteorologia-mal-tiempo-pueden-llegar-modificar-habitos-consumidor.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s