NO ES LO QUE DICES, ES CÓMO LO DICES.

two business partners at desk shaking hands

Quizá algunos de ustedes ha visto la serie de “House of Cards” por Netflix, yo si y ya voy en la tercera temporada. En uno de los más recientes capítulos, la esposa del Presidente, “Mrs. Underwood” está en una sesión por que es nominada para ser embajadora de las Naciones Unidas. Uno de los senadores a cargo de dichas nominaciones, la empieza a retar de manera que pierde el control, se alebresta y aunque tenía mucho sentido lo que estaba diciendo, estaba claramente exaltada; eso influyó para que decidieran rechazar la nominación.

Ella tenía razón, la estaban provocando y el argumento se estaba sacando de contexto, pero al final, la que quedó mal fue ella. Siempre el que habla de más, el que habla enojado, el que agrede, y sobre todo si eres mujer, es al que sus palabras pueden ser usadas en su contra.

Si te pones a pensar, cuántas veces en los negocios, en juntas de trabajo, en comunicaciones vía correo, has perdido el control de cómo dices algo. La política no solo existe en el gobierno, sino dentro de los corporativos y organizaciones, y saber dirigirte a otros con gracia, siendo empático y comprensivo de los sentimientos de las demás personas, te permite posicionarte con fuerza como líder.

Uno de los retos más grandes en las organizaciones, es motivar a los ejecutivos de alto nivel a que una vez que los promueven, no olviden lo importante que es su comunicación. Ya los escogieron por que saben que tienen la experiencia y el conocimiento, sin embargo, ahora el reto es diferente, estarán a la mira de todo el mundo para medir sus capacidades para trabajar en equipo y enfrentar este nuevo reto exitosamente. Si no logran ser consistentes y demostrar sus capacidades de liderazgo, no importa cómo hayan llegado ahí, puede estar en juego su posición.

Me toca trabajar con estos directores para acompañarlos y crear conciencia que sí importa su presencia ejecutiva, que sí importan los pequeños detalles, qué sí importa que otros los sigan; hay que rodearse de gente más lista que los apoye a hacer el trabajo y cumplir con resultados. Los obstáculos son diferentes y ahora hay que sacar la casta a través de una buena comunicación y de provocar que estos nuevos seguidores los acompañen en todo momento.

Pretender que la comunicación no importa y que la forma en que te diriges a ellos da igual que sea impersonal, crea una distancia entre tu equipo de trabajo y tú. Si no te detienes a pensar que cuando no están comprometidos, su actuación pueda ser indiferente y los resultados o no se cumplan o no sean tan buenos. Hacerlos sentir a través de lo que dices que te importan como personas, como profesionales, que eres inclusive, que no sólo lo que tú piensas es ley, es la clave del éxito para que en equipo consigas resultados.

En los momentos de crisis, es cuando más miden la presencia ejecutiva de los líderes, saber enfrentar y aclarar con gracia la situación por la que estén pasando, es lo que consolida su reputación. A veces quedarse callado es lo más inteligente, pero si tienes que hablar, cuida cómo lo dices por que en las formas está el resultado del impacto final de tus palabras.

Antes de agredir a alguien, antes de menospreciar un comentario, antes de exaltarte, detente unos minutos a pensar en el impacto que tienen tus palabras, y recuerda que sí importa cómo otros te ven si quieres seguir consolidando tu posición de liderazgo en lo profesional. No es lo que dices es cómo lo dices

Seguir leyendo…

http://www.alemarroquin.com/2015/03/28/no-es-lo-que-dices-es-como-lo-dices/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s