Tu marca personal es tu nuevo currículum

Si te queda alguna duda de que tu marca personal es tu nuevo curriculum, solo medita sobre el modo en que tu huella digital, tu comportamiento en redes sociales y otros medios digitales, hablan de ti.

¿Crees que es casualidad  el hecho de que los organismos consulares, cuerpos castrenses y otras instituciones indaguen en los medios digitales cuando investigan a alguien? ¡Pues no! Ocurre que ya un papel no basta. Cualquiera puede fingir y maquillar su apariencia en papel, sin embargo, afuera,  en el cibermundo, una breve búsqueda puede ser muy reveladora.

La buena noticia es que, cuando se hace bien, puede ser muy beneficioso. Conozco al menos media docena de personas que han sido contratadas sin estarlo buscando, y a quiénes les han ofrecido jugosas propuestas de trabajo, debido al modo en el que han gestionado sus marcas personales.

Estos casos que te menciono, han sido específicamente a través de LinkedIn, una de las más ignoradas redes sociales, que es además, un poderoso buscador utilizado por los caza talentos y el personal de gestión humana de las empresas.

LinkedIn también tiene la particularidad de ser una red de conexiones de negocios, en la que están los principales directivos de empresas, es decir, tus clientes o empleadores potenciales. Sin embargo, muchos crean un perfil solo por estar, con la esperanza de ser encontrados, en lugar de gestionar activamente su presencia, produciendo contenido de valor que dé a conocer su área de expertise, e interactuando con las cuentas relevantes para sus fines profesionales, para darse a conocer.

Si bien, en los casos mencionados, esas  personas no estaban buscando trabajo de manera activa, sí se preocupaban por tener buena presencia en las redes, y un perfil que denotara su experiencia y conocimiento de su área. Y es que tu reputación de marca, la huella que dejas en las personas, la percepción que otros tienen de ti; en fin, tu marca, es algo demasiado importante para dejarlo al azar.

¿Por qué no destacar deliberadamente tus talentos? ¿Por qué no dar a conocer esos factores diferenciadores únicos que te sacan del montón? ¿Por qué no dar a conocer esas características especiales que posees y esa manera peculiar de resolver problemas?

Sentarse a esperar ser descubierto es cosa del pasado. Debes ser intencional. Por tanto, no importa si eres emprendedor o si estás buscando empleo, el modo en que gestionas y proyectas tu marca personal es tu nuevo currículum vitae, pues representa tu identidad y la percepción que los demás tienen acerca de ti, tanto en tu vida personal como laboral.

Si eres de los emprendedores que piensan que solo debes ocuparte de la marca de tu empresa, sin tomar en cuenta que los negocios de hacen entre personas, y que la reputación del CEO influye en casi un 50% en la decisión de que la misma sea contratada; te invito a cambiar la mirada. Y si lo que deseas es ser empleado, o promovido dentro de la entidad para la que trabajas, es vital que te asegures de no sufrir de “bipolaridad digital”.

Sí, leíste bien, “bipolaridad digital”, un síndrome del que sufren aquellos que tienen una imagen real (offline) y otra en el digital (online), alegando que sus redes son personales y pueden publicar en ellas lo que gusten. Que aún creen que “son privadas”, ignorando que hay mecanismos para ver lo que publican.

Te cuento que las empresas cada vez más se empeñan en analizar tu huella digital, pues quieren saber quién eres en realidad y si tu proceder es congruente con lo que dices ser.

Las redes sociales son una excelente vía para conectar, proyectar tu imagen y destacar los atributos que deseas resaltar. Más debes ser congruente. Eso que proyectas debe ir alineado con quién eres en realidad, porque de lo contrario puede ser muy contraproducente.

Eres una sola persona, por tanto deberías tener una sola identidad y un set de valores que se repitan de manera consistente en todo lo que haces. Si tu comportamiento en la vida real no está alineado con el que proyectas en tus redes, esto despierta desconfianza.

Si en tus redes sociales muestras un comportamiento grosero, entras en discusiones fuera de tono, publicas fotos provocativas, te presentas como una persona fiestera con trago en mano todo el tiempo, tu nivel de empleabilidad y de hacer negocios puede verse seriamente afectado. Por eso debes cuidar muy bien lo que publicas, aunque tengas un perfil privado.

 Existen estadísticas de que indican que más de la mitad de las personas no son promovidas o contratadas se debe a que sus empleadores vieron en su perfil algo que no era consistente con la imagen que parecían o decían tener.

Así que si quieres ser tomado en cuenta para ser empleado, promovido o para hacer negocios a través de tu empresa, toma en cuenta que tu marca personal, tu huella digital es tu nuevo currículum. Lejos están los tiempos en los que se tomaba en cuenta quién decías ser. Ahora lo que vale es quién demuestras que eres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s